Hola.

El pasado sábado fuimos a comer a Túbal y aparcamos, como lo solemos hacer habitualmente, en el paseo de la Rueda. Sin embargo, en el aparcamiento que mi mujer hizo a la hora de estacionar el vehículo no vio que a la altura de su puerta estaba un bolardo que le causó los daños que adjuntamos en la imagen. Me dirijo usted, como alcalde de Tafalla, para advertirle del peligro de estos bolardos, sobre todo porque no hay bordillo en la acera que haga frenar la rueda del coche. Y al no haberlo, el coche, en la maniobra, roza fácil con el bolardo, con el grave perjuicio económico para el ciudadano. Sin otro particular, y agradeciendo de antemano su atención, reciba un cordial saludo.

Estimado Javier:

Mediante el presente escrito hago referencia al enviado el pasado 20 de mayo, por el que nos comentabas el incidente ocurrido con los bolardos instalados en el Paseo de las Ruedas en Tafalla.

Lamentamos enormemente la situación producida, máxime teniendo en cuenta el perjuicio económico que supone el golpe en la puerta de su vehículo, pero la instalación de estos bolardos se llevó a cabo para la protección de los viandantes, ya que estamos hablando de una zona muy transitada por peatones que pasean junto al río.

Aprovecho gustoso esta ocasión para enviarte un cordial saludo.

Atentamente. El Alcalde, Arturo Goldaracena Asa.