El Gobierno estudia solicitar la declaración de zona de desastre natural para el área afectada por el incendio de la zona norte de Tafalla

septiembre 9, 2016

09/09/2016

La Presidenta Barkos y las consejeras Beaumont y Elizalde se reunieron ayer por la tarde en Artajona con ediles de las localidades afectadas por el siniestro del 25 de agosto.

El Gobierno de Navarra estudia la posibilidad de solicitar la declaración de zona de desastre natural para el área afectada por el incendio de la zona norte de Tafalla, ocurrido el pasado agosto.

Así lo indicó la Presidenta de Navarra, Uxue Barkos, quien, junto con las consejeras de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont, y de Desarrollo Rural, Administración Local y Medio Ambiente, Isabel Elizalde, se reunieron ayer por la tarde en Artajona con los representantes municipales -alcaldes y concejales- de las localidades afectadas por el incendio:  Artajona, Añorbe, Barásoain, Garínoain, Pueyo y Tafalla. Acudió también una representación del Consorcio de la Zona Media.

Reunión en Artajona

Está previsto que las entidades locales mantengan una reunión la próxima semana con un equipo técnico del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local.

Declaraciones de la Presidenta

Antes de iniciarse la reunión, la Presidenta señaló que se trataba de un encuentro “necesario” para ofrecer a las y los munícipes una explicación “detallada y cierta” de lo ocurrido.

Explicó, además, que el Gobierno trabaja con rapidez en la valoración de los daños, análisis que ya está avanzado y que podría finalizarse en semanas. Será entonces, a la vista de estos datos, indicó Uxue Barkos, cuando el Ejecutivo decida si solicita la declaración de zona de desastre natural. “Ello -agregó- facilitaría recibir las ayudas con mayor rapidez”.

Durante la reunión, se analizaron las consecuencias del fuego y se abordaron las posibles ayudas por las pérdidas registradas, tanto de carácter agrario como forestal. Igualmente, se repasó la actuación y los medios desplegados para sofocar las llamas.

Ayudas y daños

Por lo que respecta a posibles ayudas, se señaló que en el caso de los cultivos la superficie afectada es escasa y muchos de ellos están asegurados. En cuanto a las infraestructuras, es necesaria una valoración detallada para solicitar ayudas. Respecto al terreno forestal, algunas repoblaciones de pino alepo regenerarán de forma natural y también se espera un rebrote de los encinares y robledales. En cualquier caso pueden ser necesarias acciones complementarias de regeneración. Las ayudas a estos trabajos pueden venir directamente vía presupuestos del Gobierno de Navarra o a través de ayudas a trabajos forestales.

Reunión en Artajona

En el transcurso de la reunión se destacó que la vegetación mediterránea afectada tiene gran capacidad de regeneración natural. El 41% de la superficie afectada por el incendio se corresponde con terreno forestal, un mosaico típico mediterráneo conformado principalmente por terrenos agrícolas de secano, encinares y coscojares, formaciones de matorral y repoblaciones de pino. Este mosaico, según los responsables de Desarrollo Rural, debe permanecer y las acciones de restauración se dirigirán a este objetivo, y es necesaria una gestión integral del territorio.

Las afecciones sobre terrenos agrícolas no han sido cuantiosas y la mayor parte de la superficie afectada corresponde a terrenos de cereal ya cosechados. De cualquier forma, se destacó la necesidad de un continuo seguimiento y valoración en zonas de regatas y barrancos donde se pueden producir episodios de arrastre de suelo, así como de un seguimiento de la evolución del rebrote y regeneración natural hasta la primavera de 2017, o la extracción de árboles dañados.

Recursos movilizados

La consejera Beaumont, por su parte, destacó que los recursos se movilizaron de forma proporcional a la llamada de emergencia recibida (inicio del fuego en la autopista) y que el incendio se desarrolló de forma muy rápida en la fase inicial por la velocidad del viento. Las condiciones meteorológicas del momento, con altas temperaturas, junto a la sequedad y el tipo de vegetación explican que la intervención no quedara resuelta con los recursos movilizados inicialmente. La incorporación, tanto de recursos del Ministerio de Medio Ambiente como de la Unidad Militar de Emergencias, se realizó “dentro de los periodos razonables y aplicando el protocolo en función del nivel de emergencia declarado”. Para la estabilización fueron fundamentales los cortafuegos realizados por los agricultores durante la tarde y primeras horas de la noche, el trabajo de los bomberos y de la UME, así como la participación del personal del guarderío forestal, sin olvidar la disposición de las organizaciones de voluntarios o la colaboración de DYA y Cruz Roja en tareas logísticas y de soporte sanitario.

Como conclusión, la consejera destacó que, pese a la extensión del incendio y la rapidez de desarrollo, no hubo que lamentar accidentes del personal operativo ni de ningún otro interviniente, así como la priorización de la estrategia para que no fueran afectadas las poblaciones próximas.

El incendio declarado el pasado 25 de agosto en la zona norte de Tafalla afectó a 3.538 hectáreas, según las mediciones provisionales realizadas por personal del Guarderío Forestal y del Servicio de Montes de la Dirección General y Agua del Gobierno de Navarra. Del total, 2.006,5 hectáreas son terrenos agrícolas, 1.455 hectáreas forestales y, el resto, 76,5 has. corresponden a infraestructuras. La superficie finalmente afectada coincide prácticamente con el desarrollo del incendio durante sus primeras 14 horas.

FacebookTwitterGoogle+ Añadir a las redes sociales.

<< volver