Destacados



MemoriaMuseoB19/02/2018

El pasado viernes tuvo lugar la primera de las jornadas participativas para la elaboración del proyecto de Ley Foral de Lugares de Memoria Histórica en Navarra, organizada por el Departamento de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, a través de la dirección general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos.

En la misma participaron, además de la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales Ana Ollo; Cristina Zoco, profesora de Derecho Constitucional de la UPNA; Javier Giraldez, director general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, y Jordi Guixé, director del Observatorio Europeo de las Memorias (EUROM).

Junto a la ciudadanía, participaron también representantes del Ejecutivo Foral, Parlamento de Navarra, entidades locales y universidades, como los alcaldes de Tafalla y Olite/Erriberri, Arturo Goldaracena y Andoni Lacarra, respectivamente, así como de asociaciones memorialistas.

El objetivo de este proyecto de ley foral es, en palabras de la consejera Ollo, “la preservación del patrimonio memorial que representan estos lugares, tanto de los que estuvieron vinculados al terror en el pasado como de otros que se han erigido en tiempos recientes para el recuerdo y homenaje a las personas que sufrieron la violencia tras el golpe militar de 1936”. Por ello, ha matizado, “entendemos que la ley deberá regular las condiciones de protección y señalización que deben tener los lugares de la memoria histórica en Navarra; sus distintos grados de protección así como los derechos y obligaciones de las administraciones públicas”.

El segundo de los aspectos que recogerá la ley, además de la preservación, serán las actuaciones dirigidas a la puesta en valor de esta memoria y su divulgación. “La resignificación de espacios vinculados al terror en lugares que transmitan valores de paz y convivencia, especialmente pensando en las futuras generaciones, en esa transmisión intergeneracional que tan importante es en las políticas públicas de memoria, cobra un valor simbólico de especial relevancia al trabajar en torno a los lugares de la memoria”, concluyó Ana Ollo