Gastronomía

GASTRONOMÍA TÍPICA DE TAFALLA

El mejor exponente de la gastronomía tafallesa es su materia prima. Productos frescos de las huertas regadas por el Cidacos van aportando cada temporada su peculiar oferta de sabores y colores a una cocina sencilla a la que se rinde culto en los fogones domésticos, en las numerosas sociedades gastronómicas, en los bares de pintxos y en los afamados restaurantes de la Ciudad.

La cocina tafallesa es rica, variada y suculenta. Se puede degustar en los diferentes restaurantes de nuestra ciudad pero también en las sociedades gastronómicas o entre familia.

Entre los platos típicos, la menestra de verduras es un verdadero mosaico de excelencias hortelanas; las pochas con codorniz se degustan especialmente durante las fiestas de agosto; el ajoarriero con caracoles, cangrejos, gambas o con los ingredientes básicos; el cordero en chilindrón, las costillas a la brasa de sarmientos de vid, los “menudicos” de cordero, las cabezas asadas o el calderete de patatas con carne, son platos cuyas recetas se han ido transmitiendo de generación en generación. La comida siempre acompañada con los buenos vinos tintos y rosados de la comarca, cuando se comparte para celebrar algún acontecimiento, genera entre los comensales el canto de jotas o habaneras entonadas con cariño y entusiasmo.

Los postres más característicos son la ensaimada, los melocotones con vino, los pasteles de hojaldre, la leche frita, el arroz con leche, los buñuelos de viento, la bizcochada o las frutas del tiempo. En Navidad no faltan en la cocina la Sopa del Niño o la compota de frutas.

Para facilitar la buena digestión, se suele tomar una “copica” de mistela de guindas o de patxaran (licor de arañones o endrinos).

A la gastronomía tradicional se le han ido añadiendo platos más novedosos partiendo de los ingredientes básicos. De las sobrias borrajas y acelgas cocidas con patatas, han surgido recetas de deliciosos crêpes o rebozados acompañadas de suculentas salsas. Los espárragos o el cardo han inspirado pintxos que son un regalo para la vista y el paladar. La cocina tafallesa ha evolucionado sin perder el verdadero tesoro de sus clásicos ingredientes lo que le ha dado, sin duda, proyección internacional.

RECETAS

BIZCOCHADA

Se precisan una o dos cucharadas de harina, azúcar, limón y yema de huevo; vainilla o canela en rama.Se echa poco a poco la leche fría y, a fuego lento, que hierva un rato. Se vierte en una fuente plana. Las claras se deben batir a punto de nieve para hacer los “suspiros”, que se colocan sobre galletas o bizcochos.

CARDO A LA TAFALLESA

Se desentierra un cardo de Navidad de los huertos de Torreta, Larrain, Congosto… Se le extrae la piel con todo esmero; es la base fundamental. Y a cocer en olla exprés. Su inconfundible aroma nos dirá cuando está en su punto. En la sartén ligamos aceite de oliva, ajo y una cucharada de harina. Verter la mezcla sobre el cardo y sobrán más aditamentos.

MISTELA DE GUINDAS

Se necesita un garrafón de vidrio protegido con mimbre de 10 litros.

Ocho litros de anís y anís estrellado.

Dos Kg de guindas garrafales.

Dos limones grandes partidos cada uno de ellos en cuatro pedazos.

Tres palos de canela

Nueces verdes peladas.

Se añaden unos granos de pimienta, un poco de clavo…

Se deja al sol durante cuarenta días.