En el interior del templo se encuentra la imagen de San Sebastián, labrada en piedra en el siglo XV.